Javier Nart i les patologies socials

"I tanmateix, els que convertim històries del passat en histèries del present som els que parlem de 1714. Definitivament, és important no masturbar-se les meninges"

El cap de setmana passat, a l'Hospitalet, en un míting de Ciutadans, el Sr. Nart va fer unes declaracions interessants. Aquest digital, titulava: "Javier Nart acusa el Tricentenari de ser un cas de patologia social". Mira, vaig pensar, això és nou, quina gràcia, investiguem-ho.

Vaig googlejar una mica i, primer, per error, vaig arribar a una entrevista que li havien fet fa unes setmanes. El Sr. Nart afirmava: " A mí me da la impresión que mirarse el ombligo y profundizar en los agravios históricos de la oprimida nación catalana está bien para los burgueses del siglo XIX que establecieron esa mítica Arcadia que era la patria catalana de la Renaixença, patria catalana medievalista que no existió jamás. Intentar salir de la crisis mediante el proceso independentista lo que ha conseguido es ocultar la incompetencia alrededor de la bandera y hacer creer que, como decía Pla (sic), llegará el día en que los catalanes, por el hecho de serlo, lo tendrán todo pagado". Home, vaig pensar, potser sí que d'història i de medicina el Sr. Nart té amplis i variats coneixements, però de literatura catalana fluixeja. I se'm va plantejar un dubte: haurem de donar-li la raó del baix nivell de l'educació catalana?

L'entrevista tenia altres idees igualment suggeridores, on el Sr. Nart barrejava adjectius tan planians -o eren pujolsians?-com "solemne tontería", "desastre económico", "silencio miserable y bochornoso", "planteamientos de leguleyo", " enseñanza de ínfimo nivel", etc.; juntament amb la seva teoria sobre la història catalana: " Contemplando la historia, focalizan un objetivo deseable que tiene raíces en un pasado mítico y determinan que donde nos encontramos ahora es fruto de una corrupción cultural y social. Y como somos gente de bien en lugar de excluir, incluimos. Incluimos en el modelo que determinamos. Y este modelo es sociológicamente franquista: UNA, GRANDE Y LIBRE".

És una hipòtesi recorrent en les files del provincialisme (és a dir, dels partidaris de continuar essent una província espanyola) de titllar els independentistes, per una banda, de franquistes -o de nazis, i per l'altra, de negar a Catalunya, lògicament, la seva condició nacional: "Cataluña no es un ente abstracto; la forman los ciudadanos, cuya solidaridad no acaba en los límites de la comunidad". Un clàssic de qualsevol que viu a les províncies espanyoles. Però aquesta vegada, el Sr. Nart superava allò conegut i ens titllava de patir una "patologia social".

Vaig continuar buscant, fins trobar les paraules exactes del que va dir, que són gravades al youtube. Per cert, si ho fan, no les busquin al vídeo on surt el Sr. Nart durant el míting, sinó a les seves declaracions prèvies als periodistes. No s'equivoquin perquè s'arrisquen a 11 minuts de discurs del Sr. Nart. El candidat de Ciutadans, va dir, transcric, això: "Aquí en España. nos estamos dedicando a la masturbación de las meninges y a buscar las historias del pasado que se convierten en histerias del presente. Y, francamente, definir nuestra història futura a partir de lo que ocurrió en 1714 me parece que es un caso de patología social".

Si ho interpreto bé, el Sr. Nart, doncs, demanava fugir dels passats mítics, no masturbar-se les meninges, que les històries del passat no es convertissin en histèries del present i que ens abstinguéssim de fer paral.lelismes entre el passat, el present i el futur.

El 2008, es va publicar un llibre, "Guerra al francés", de Rodolfo G. de Bathèlemy, per l'editorial Akrón, sobre la guerra de la independència d'Espanya. Tenia un pròleg on es deien coses interessants. El va escriure el Sr. Nart i començava així: "Cuando el 2 de Mayo un desconocido cerrajero llamado Blas Molina gritó en la madrileña Plaza de Oriente "¡¡que se los llevan!!" (los últimos Borbones), desencadenó algo más que una revuelta ciudadana frente al insoportable invasor francés. Porque el 2 de Mayo de 1808 y la épica y trágica gesta que le siguió hasta 1814 no puede centrarse en la anécdota heroica de la guerrilla. Ni en los sitios de Zaragoza, Gerona, Tarragona o Ciudad Rodrigo. Ni con las primeras derrotas del ejército francés en el Bruc o Bailén… ni tampoco en las mil batallas perdidas por el ejército español. 1808 fue el fin de un sistema, de una sociedad, la muerte del viejo régimen en el que los españoles eran súbditos, que no ciudadanos. En que la patria era patrimonio del rey y no la consecuencia de la voluntad de quienes la formaban: los españoles. En 1808 el pueblo español tomó instintivamente conciencia de su propio destino. De su propia importancia y protagonismo. Y en aquel proceso insurreccional y revolucionario se dieron cita íntimas contradicciones que no serían resueltas sino hasta nuestro más próximo pasado: el fin del franquismo y el inicio de la transición en 1975."

Recorden allò dels mites, la masturbació de les meninges i que no es poden fer paral.lelismes entre el present, el passat i el futur? Sí? Doncs bé, el Sr. Nart continuava, després de fer-se moltes preguntes: "¿por qué el nacionalismo omite cualquier referencia a la muy incómoda Guerra de Independencia donde surgen los modernos y revolucionarios conceptos de respeto a los derechos del ciudadano, de la igualdad entre las personas... y de configuración de la sociedad en nación, depositaria de la propia soberanía? Rodolfo G. de Barthèlemy en esta obra nos presenta algo más que un episodio: nos muestra la determinante realidad de un pueblo en lucha por sus libertades… y por su propia configuración como parte de la nación española, hoy anatema para el mito nacionalista".

I com que, segons el Sr. Nart, els nacionalistes -malignes ells-, no volien celebrar el "Bicentario del 2 de mayo de 1808" (algun dia parlarem dels seus pressupostos), conclou: "Y ya que rescribir o enmendar la historia sería tan excesivo como imposible para la mitomanía nacionalista, su respuesta será el silencio miserable. 1808-2008 resultará un bicentenario vergonzante. Vergonzoso. Y así, las efemérides del proceso popular revolucionario más importante de nuestra historia pasará entre silencios, sorderas y cegueras. Porque sin ser prisioneros de la historia, ciertamente somos hijos de ella. Unos malos hijos que reniegan de sus padres."

"Hijos de la historia. Unos malos hijos que reniegan de sus padres". Memorable. I tanmateix, els que convertim històries del passat en histèries del present i patim una patologia social som els que parlem de 1714. Definitivament, és important no masturbar-se les meninges.

 
 

Comentaris