Al·legat d'una col·laboradora de Telecinco: "Aturem els atacs entre dones"

Marisa Martín Blázquez ha viscut un autèntic malson aquests últims dies. La col·laboradora de 'Viva la vida' ha patit un linxament públic a Instagram, espai que molts detractors aprofiten per carregar contra ella pel seu físic. Critiquen la seva manera de vestir, els genolls, les arrugues... Tot els hi sembla vàlid. Les crítiques han anat pujant de to, el que li ha donat ales per denunciar-ho durant l'últim programa.

Ha demanat que s'aturin aquests comentaris, perquè afecten més del que es creuen: "Aquesta gent no em fa mal, tinc l'autoestima en el seu lloc. A la meva filla li han dit grassa tota la seva vida, però li hem fet veure que el que realment importa és com estàs per dins i què valors tens. La meva neboda amb 14 anys va tenir problemes d'anorèxia per culpa de comentaris com aquests. Hi ha moltes nenes a la xarxa que pateixen aquests atacs".

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

No tomarás el nombre de Bukowski en vano. Bukowski bebió de Hemingway, de Dostoievski, de Tolstoi, de Gorki y, sobre todo, de John Fante. En ellos se refugiaba cuando huía de la violencia doméstica que sufría. ~ También bebió alcohol. Mucho. Lo utilizó como un mecanismo que le permitía seguir viviendo, a la par que le destruía. Hay binomios necesarios. Si definimos su vida con palabras, éstas podrían ser: pobreza, fracaso, drogas, realismo, decadencia, autodestrucción y sexo. Practicó la irreverencia hacia las normas del buen comportamiento y, la moral contenciosa del establishment y el statu quo, lo convirtieron en un escritor atractivo. • Hay quienes leen a Bukowski porque consideran que está de moda. Otros por placer. Hay quienes lo leen porque, como él, tienen las emociones instaladas en los extremos y están atormentados y llenos de resentimiento, amargura e ira. Como él, pero sin su talento. Así las cosas, los bukowski de pacotilla destilan complejos y falta de autoestima. Utilizan sus poemas. Lo que no saben es que los mancillan, los distorsionan y envilecen. Sólo Bukowski puede autorizar a Bukowski. En ‘Mujeres’, expone versos en donde es fácil cruzar la línea entre la sinceridad y la desfachatez, la irreverencia y la misoginia. En ‘Una de las tías más buenas’ traspasa la frontera burlándose de la vejez de la amante. Bukowski autoriza a Bukowski. “La diferencia entre un valiente y un cobarde, es que un cobarde se lo piensa dos veces antes de saltar a la jaula con un león. El valiente simplemente no sabe lo que es un león. Sólo cree que lo sabe”~ • El cobarde lee a Bukowski y lo manosea, pero sin la destreza que él -asquerosamente- utilizaba con sus amantes. El valiente no sabe qué ni quién es el león. Cree que lo sabe y por eso, sin analizar demasiado, se lanza a su jaula y lo ama sin piedad. Bukowski tenía talento con el lenguaje, pero lo que hizo que sus textos se convirtieran en literatura, fue hacer ver que ésta es posible aún en medio de la podredumbre y la miseria; material y espiritualmente hablando. Hay quienes, amparados en el “realismo sucio” del escritor, hacen un sucio (..) (Continúa en comentarios ⤵️)

Una publicación compartida de Marisa Martín-Blázquez (@marisamartinblazquez) el

 

"A mi no m'afecta que em diguin que sóc una vella, que estic esquelètica, que vesteixo com una adolescent... El que em fa mal és que tots aquests atacs vinguin de dones quan estem parlant de masclisme i que ens hem d'empoderar. En el segle en el qual estem, em sembla molt trist no respectar que cadascú vesteixi com vulgui o que no pugui engreixar", reflexiona.

Unes paraules que han rebut molts aplaudiments, ja que són molts els teleespectadors que troben indignant que la gent aprofiti la xarxa per menysprear una persona que no coneixen d'aquesta manera. 

Més informació
 

Comentaris