Cristina Pedroche la fa grossa en defensar l'ús de la copa menstrual

Cristina Pedroche sempre s'ha mostrat molt natural a Instagram. Sense vergonya ni pèls a la llengua, comparteix pràcticament tot allò que fa. L'últim que ha fet ha generat una gran controvèrsia, i és que ha defensat fermament l'ús de la copa menstrual.

Primer publicava un story en el qual explicava que fa uns mesos que l'està fent servir i que està molt contenta amb el resultat. Davant d'aquesta bomba, són molts els usuaris que l'haurien omplert a preguntes i comentaris. Una allau que l'ha portat a escriure un llarg post en el qual ha respost alguns dels dubtes més recurrents.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de cristipedroche (@cristipedroche) el

Ha compartit la seva experiència, el que sempre és arriscat: "He rebut moltíssims missatges. Uns positius, explicant-me que elles també la fan servir i estaven molt contentes, i d'altres negatius, dient-me que és una porqueria que ho expliqui (per descomptat, aquests els obviaré) i altres missatges amb molts dubtes".

Des de comentar cada quanta estona se la canvia, com la neteja i quina talla fa servir. Ha donat detalls molt explícits, amb els pros d'aquesta nova tècnica: "La veritat és que és súper fàcil de fer servir, però les primeres vegades és estrany". 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Hoy he subido un story diciendo que usaba la copa menstrual y he recibido muchísimos mensajes. Unos positivos, contándome que ellas también la usaban y estaban muy contentas, otros negativos, diciéndome que era una guarrada que lo contara (estos por supuesto los obviaré) y otros mensajes con muchas dudas. Las comparto y os cuento mi experiencia. -¿Cada cuánto la cambias? Es fácil crearse una rutina. Me la cambio antes de irme a trabajar y me aguanta todo el día hasta que llego a casa. (Unas 10 horas, puede estar hasta 12h). Nunca jamás la he llenado más de la mitad. Siempre pensé que sangraba mucho pero con la copa te das cuenta de la realidad. Con las compresas aunque solo sea una gota parece que se mancha mucho más. . -¿Haces deporte con ella puesta? POR SUPUESTO. Corro, hago yoga, hago pinos...No se nota nada, no duele, no molesta...y si lo hace es porque no está bien colocada, así que, sácala, lávala y vuélvela a poner. . -¿Cómo la limpias? Antes de usarla en cada ciclo la meto en agua hirviendo. Después entre puesta y puesta simplemente la lavo bien con agua calentita. Y cuando termino la vuelvo a hervir para ya guardarla hasta el siguiente mes. . -¿Es fácil de usar? A ver, la verdad es que es súper fácil, pero las primeras veces (como en todo) es raro. Pero como mucho en un par de meses te convertirás en experta. (Yo al principio me metía en la ducha para quitarla porque me daba cosa que se me cayera). . -¿Qué talla usas? Normalmente se mide con dos variables, si has tenido hijos o no y si tienes más de 30 años o menos. En cada caja te lo explican muy bien. . -¿Qué marca usas? Hay mil marcas. Las que no me convencen mucho son las de colores, creo que no es necesario ponerle un color rosa a la copa. Parece que es para que no se vea la sangre. Y la verdad, es mi sangre. No me da asco. Y la sangre no huele. Quitaos ese pensamiento. Lo que pasa es que algunas compresas y tampones llevan perfumes y productos químicos como los blanqueantes que afectan al olor. Al llevar todos estos “ingredientes” es obligatorio cambiarlos cada 4 horas como máximo. . El uso de la copa menstrual no solo te beneficia a ti sino también al medio ambiente. 

Una publicación compartida de cristipedroche (@cristipedroche) el

Un ús de la copa menstrual que ha defensat molt, ja que a més a més de durar més temps i ser més còmoda, és menys contaminant que les compreses: "No només et beneficia a tu, sinó també al medi ambient". Una experiència que ha volgut compartir i que ha generat opinions de tota mena. 

 

 

Comentaris

No hi ha comentaris. T'animes?